La normativa en la gestión de residuos de la construcción

La normativa en la gestión de residuos de la construcción

La gestión de residuos de la construcción es un tema de vital importancia hoy en día. Cada año se generan grandes cantidades de residuos en la construcción, los cuales pueden impactar negativamente en el medio ambiente si no se gestionan adecuadamente. Es por ello que existen normativas específicas que regulan la gestión de residuos de la construcción, con el objetivo de minimizar su impacto en el medio ambiente y promover una economía circular y sostenible.

En este artículo te explicaremos en detalle la normativa vigente en la gestión de residuos de la construcción, para que puedas conocer tus responsabilidades como ingeniero ambiental y contribuir a una gestión más efectiva de los residuos.

¿Qué son los residuos de la construcción?

Los residuos de la construcción son aquellos que se generan durante la construcción, demolición, renovación o rehabilitación de edificios y estructuras. Estos residuos pueden incluir materiales como hormigón, ladrillos, madera, vidrio, metales, plásticos, etc.

Es importante destacar que los residuos de la construcción no son todos iguales. Por un lado, existen residuos peligrosos o especiales, que pueden ser perjudiciales para la salud humana y el medio ambiente, como por ejemplo amianto, pinturas y disolventes. Por otro lado, existen residuos no peligrosos, que pueden ser gestionados de forma más sencilla y sin riesgos para la salud y el medio ambiente.

¿Qué normativa regula la gestión de residuos de la construcción?

En España, la normativa que regula la gestión de residuos de la construcción es la Orden FOM/305/2009, que establece el procedimiento para la gestión de los residuos de construcción y demolición. Esta orden fue desarrollada a su vez por las distintas Comunidades Autónomas, que establecieron sus propias normativas.

Además, existen otras normativas que regulan aspectos específicos de la gestión de residuos de la construcción, como por ejemplo la Ley de Residuos y Suelos Contaminados, el Real Decreto 105/2008 de Productos de Construcción, o la Ley de Patrimonio Histórico.

¿Cuáles son las obligaciones del productor de residuos de la construcción?

El productor de residuos de la construcción, es decir, el promotor o constructor de un edificio o estructura, tiene una serie de obligaciones en relación a la gestión de los residuos generados.

En primer lugar, debe elaborar un Plan de Gestión de Residuos de la Construcción (PGR) antes del inicio de la obra, el cual debe incluir la identificación de los residuos que se generarán, su cantidad estimada, su clasificación como peligrosos o no peligrosos, y las medidas a adoptar para su gestión. Este plan debe ser aprobado por la autoridad competente antes del inicio de la obra.

En segundo lugar, el productor de residuos debe garantizar que los residuos se gestionan de forma adecuada, es decir, que son recogidos, transportados y tratados por empresas autorizadas para ello. Además, debe llevar un registro de la gestión de los residuos generado en la obra, que deberá estar a disposición de la autoridad competente.

¿Cuáles son las obligaciones del transportista y gestor de residuos de la construcción?

El transportista de residuos de la construcción tiene la obligación de transportarlos de forma segura y cumpliendo con la normativa vigente. Para ello, debe disponer de los permisos y autorizaciones necesarias y contar con un seguro de responsabilidad civil.

El gestor de residuos de la construcción, por su parte, tiene la obligación de recoger, transportar y tratar los residuos de forma adecuada y cumpliendo con la normativa vigente. Además, debe llevar un registro de la gestión de los residuos recibidos y tratados, el cual debe estar a disposición de la autoridad competente.

¿Cuáles son las sanciones por incumplimiento de la normativa?

El incumplimiento de la normativa en la gestión de residuos de la construcción puede conllevar sanciones económicas y penales para los agentes implicados en la obra, y además puede tener un impacto negativo en la imagen y reputación de la empresa.

En caso de incumplimiento, las sanciones pueden ir desde una multa económica hasta el cierre temporal o definitivo de la obra, dependiendo del tipo de infracción y la gravedad de la misma.

Conclusiones

La gestión de residuos de la construcción es un tema de vital importancia para la protección del medio ambiente y la promoción de una economía circular y sostenible. La normativa vigente establece una serie de obligaciones para los distintos agentes implicados en la obra, con el objetivo de garantizar una gestión adecuada de los residuos generados.

Es de vital importancia que los agentes implicados en la obra conozcan las obligaciones establecidas por la normativa y las cumplan adecuadamente, ya que de ello depende en gran medida el impacto ambiental de la obra y la imagen y reputación de la empresa.

Por ello, como ingenieros ambientales, debemos estar siempre informados de la normativa vigente y trabajar en colaboración con los distintos agentes implicados para garantizar una gestión adecuada y sostenible de los residuos de la construcción.